En busca de la eficienciaLa eficiencia se define como la capacidad para lograr un fin empleando los mejores medios posibles.

El fin es la reducción de pesos y consumos, y los medios que primero se nos vienen a la cabeza son probablemente las tecnologías híbridas.

A éstas parece que nos estamos ya acostumbrando, pero en los modelos más o menos normales, de combustibles tradicionales, se les aplica un compendio tecnológico que a muchos de nosotros se nos escapa.

Y así vemos como poco a poco los fabricantes presentan novedades en las que destacan por encima de todo las medidas empleadas para el citado objetivo, y hemos visto apariciones de deportivos cuyas notas de prensa enfatizaban ese lado verde o ecológico, recalcando la reducción de la media de consumo más que el incremento de potencia o par.

Las leyes obligan, y parece que ver un anuncio de un modelo actual con emisiones por encima de 200 gramos no es demasiado convincente.

Por un lado, hemos sido testigos de la generación de motores downsizing en la que cilindrada y número de cilindros se han reducido con el objetivo de hacer lo propio con los consumos.

Existen coches de serie muy populares que montan bloques de dos cilindros con menos de un litro de cubicaje, si bien es cierto que son una minoría.

Los tres cilindros son algo más comunes. Ahí están los Ecoboost de Ford, que con tan solo un litro de cilindrada alcanzan los 125 CV y se monta en carrocerías no especialmente ligeras o capaces, como es el caso del Grand C-Max.

Y ya que hablamos de este modelo, le tomaré como ejemplo para citar otras técnicas que ayudan a la rebaja de gasto de combustible y que están cada vez más generalizadas.

Esto es, el sistema de recuperación de energía de frenado, indicador de cambio de marchas o el extendido sistema Start/Stop.

Tambien los neumáticos online baratos eficientes son de gran ayuda para buscar una eficiencia en consumo de combustible.

Éste no es exclusivo de modelos relativamente poco potentes que no buscan deportividad sino frugalidad, y le podemos encontrar en coches como los AMG de Mercedes.

Imagínate todo un V12 de 630 CV que para el motor cuando nos detenemos en un semáforo para ahorrar.

El caso de Mercedes es un claro ejemplo de la búsqueda de la máxima eficiencia no sólo por sus sistemas para economizar, que hacen que el consumo se reduzca hasta en más de ¡4 litros! respecto al modelo precedente.

Esto se consigue también por la disminución de peso que en el caso del modelo de la estrella suponen 170 kilos gracias a materiales ligeros como el magnesio, fibra de carbono en el portón del maletero o el más habitual aluminio.

Como ves, ningún segmento se libra por la lucha en busca de la eficiencia.

Es más, los grandes bloques V8 fueron pioneros en el sistema de desconexión de cilindros, dejando en funcionamiento sólo la mitad si no se demanda potencia. Volkswagen lo popularizó en el asequible Polo BlueGT prometiendo cifras espectaculares y ahora lo llevan coches como el Seat León o Ibiza.

El grupo VAG también cuenta con motores que combinan inyección directa e indirecta que obviamente buscan la ansiada meta del menor consumo posible.

Pero todo ello sería casi imposible si no se investiga en aspectos tan importantes como la aerodinámica, el gran enemigo a partir de ciertas velocidades.

Lo común para las versiones ecológicas es reducir ligeramente la altura de la carrocería respecto a versiones normales, si acaso modificar paragolpes o incluir una parrilla de apertura y cierre automáticos. Gracias a sistemas como estos, el año pasado Mercedes consiguió batir el record de coche más aerodinámico con el CLA, cuyo Cx de 0.22 le aleja de cualquier otro modelo de serie.

Su gran rival, BMW, lo intenta con recursos como el Air Breather, que permite que los flujos de aire tengan salida, más cuando se combinan con las cortinas de aire que se forman en los pasos de rueda delanteros y que eviten que se formen remolinos con la consecuente mejora tanto aerodinámica como de consumo.

La marca de la hélice se alía del uso de las nuevas tecnologías de info entretenimiento para la búsqueda de la eficiencia como es el caso del recién presentado ECO PRO Route, que considera el estilo de conducción, el estado del tráfico y las características de la ruta a elegir, con el fin de proponer la ruta que permitirá consumir menos.

A golpe de botón podemos también hacer que el coche varíe sus parámetros en cuanto a demanda de potencia o par o que se desacople el compresor del climatizador, entre otros.

Y si todo esto te suena a técnicas muy costosas que sólo montan vehículos de lujo te equivocas. Un Dacia Sandero incluye el Eco-Mode que cuenta con muchas de estas ventajas para reducir consumos hasta en un 10%.

De esta forma, lo tenemos todo: coche barato de bajo consumo y que además nos ayuda a reducirlo en determinadas circunstancias.

Si somos partidarios o asiduos a la conducción eficiente eso que tenemos ganado, dilatando así las visitas a las gasolineras, que tal y como están los precios ganas, desde luego, pocas.

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *