Gambia es una nación de África occidental. Aproximadamente la tercera parte de la población vive bajo el umbral internacional de la pobreza y es uno de los países que tiene el índice de desarrollo humano más bajo del mundo. En este país hay persecución incansable sobre las personas homosexuales e incluso hay mutilaciones en los genitales de las mujeres que van a ser agredidas solo por haber nacido allí.

Desde hace un tiempo se viene observando que hay un número muy elevado de coches Españoles en ese país, y que no precisamente han llegado allí de una manera legal, no quiero generalizar pero así es, sálvese el que pueda.

Llegan a España y se hacen de multitud de piezas en tudesguace o en lugares similares y hacen un buen inventario de todo lo que necesitan. También “adquieren” vehículos completos con la firme intención de ser vendidos al mejor postor en este país en el que el que come hoy no sabe si lo hará mañana. Esta práctica ha resultado más visible por la cantidad desorbitante de piezas que los ciudadanos de Gambia compran en este  nuestro país para luego ser revendidas o utilizadas para arreglar coches que han sido llevados hasta allí.

Es una triste gracia que un país que podría ser un buen lugar para vivir esté tan devastado por la pobreza, teniendo en cuenta que en esta parte de África no hay grandes yacimientos ni explotaciones de minerales pero si tierras ricas para el cultivo del cacahuete y el anacardo, la ganadería y la pesca son un buen filón, sabiendo gestionar estos recursos podrían ser un país totalmente autosuficiente. No en vano las explotaciones ganaderas y las agrícolas son el setenta y cinco por ciento de los ingresos de los residentes en el país. Si fuesen capaces e modificar la política interna y preocuparse más por sus cosas seguramente podrían remontar y vivir de otro modo. Lo malo de estas cosas es que unos pocos se enriquecen mientras el resto pasa calamidades, hambre e incluso mueren en la más miseria pobreza.
En pleno siglo veintiuno es una verdadera vergüenza ver como los ricos son muy ricos y los pobres muy pobres. Una verdadera tristeza tener que vivir de lo que se puede cuando se podría vivir en unas condiciones mucho más favorables de los recursos naturales que ese país tiene y que son muchos y buenos.

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *